Nuestro mundo se desmorona

El Estado del bienestar ha quebrado. Es un juguete roto que jamás volverá a funcionar. Hemos de inventar uno nuevo o reconstruir lo que se pueda mantener en pie con las piezas que todavía sirven. ¡Despierta! Nuestro mundo se desmorona.

© 2012 Auspices by Flickr.com

© 2012 Auspices by Flickr.com

(Nacho García Mostazo > 1/3/2012) Dato Ilankovan Kolandavelu es el nuevo embajador de Malasia en España. Un amigo que ha tenido ocasión de verse con él recientemente me cuenta que el diplomático se echa las manos a la cabeza cuando ve cómo estamos.

Asegura que España, y Europa en su conjunto, somos su ejemplo a seguir. Los malayos de mayores quieren ser como los europeos, pero ahora nos miran con estupor. Trabajan y se esfuerzan todos los días para que su país sea cada vez más rico y suspiran por alcanzar nuestro nivel de bienestar, sin embargo ahora ven estupefactos caer nuestro sistema idílico mientras los ciudadanos contemplamos la debacle sin poder impedirla y están completamente descorazonados.

Los malayos creían que los europeos habíamos alcanzado el Paraíso y ya lo estábamos disfrutando a la espera de que llegaran ellos y resulta que no es cierto: rodamos pendiente abajo rumbo al infierno de la pobreza y quién sabe si también de la destrucción.

Tiene toda la razón Dato Ilankovan Kolandavelu. Sobre el papel, nuestro sistema de bienestar es la envidia del mundo. Los inmigrantes venían aquí en pateras jugándose la vida en busca de un futuro mejor. Y sin embargo, la codicia, la mentira y la estupidez han dado al traste con un invento que todavía funciona por la fuerza de la inercia, pero que está a punto de colapsar definitivamente.

Muchos a nuestro alrededor todavía no lo entienden. El mundo está cambiando, pero como nos ha pillado dentro y no para de moverse no somos capaces de darnos cuenta de que las reglas del juego son otras y hay que adaptarse cuanto antes.

Cuando oigo hablar a algunos amigos y conocidos de los derechos adquiridos que estamos perdiendo a causa de la crisis me suena al discurso rancio de los sindicalistas, inspirados aún en la Revolución Industrial, anacrónicos como su verborrea sobre la clase obrera. Me da una pereza espantosa incluso contestar, porque sé que no nos vamos a entender. No es menosprecio, es que no hablamos en el mismo idioma.

Como un muñeco roto y desmembrado, pronto tendremos que recoger los trozos del suelo y reconstruir lo que podamos de este sistema que en su día fue idílico y que ahora es insostenible. Lo que se sujete en pie o lo que consigamos reconstruir podrá parecerse a lo que tenemos hoy, pero no será igual. En absoluto.

Dato Ilankovan Kolandavelu es un extranjero que viene de otra cultura muy lejana, pero es listo y lo ha descubierto ya. Nuestro sistema se desmorona. ¿Cuánto vas a tardar tú en darte cuenta?

Este artículo está extractado de la “Guía de inversiones muy rentables” de marzo de 2011. Si quieres suscribirte por un año y recibir 12 ejemplares en tu correo (uno al mes) con interesantes sugerencias para invertir bien tus ahorros y proteger tu patrimonio, pulsa aquí.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.