No se mueve ni un papel

Pregunta a tus amigos que aún conservan su empleo cuánto han vendido en los últimos meses. Si conoces a algún empresario, que te cuente su impresión. Yo lo he hecho. Aunque todo el mundo disimula y cuando le preguntas qué tal va te responde que bien, o muy bien, en voz baja todo el mundo confiesa que en España no se mueve ni un papel.

© 2012 Sauceb by Flickr.com

© 2012 Sauceb by Flickr.com

(Nacho García Mostazo > 17/2/2012) El expresidente Rodríguez Zapatero anunció a finales de julio del año pasado la convocatoria anticipada de elecciones, celebradas finalmente el 20 de noviembre de 2011. El Gobierno de Mariano Rajoy asumió el poder hace un par de meses, pero realmente todavía sigue asumiéndolo. Los burócratas de segundo y tercer nivel están tomando posesión aún, aprendiendo dónde tienen que aparcar el coche y en qué rincón está la máquina de café donde esconderse un rato a rajar del jefe.

Desde mayo de 2010, cuando España estuvo al borde de ser intervenida, han pasado casi dos años, y seguimos más o menos donde estábamos, o peor. Todo el año 2010 fue una pérdida de tiempo. No se tomaron medidas ni se buscaron soluciones. El Gobierno socialista sabía que estaba de saliente y, salvo en las cosas que pudieran beneficiarle directamente en términos electorales, apenas hizo nada a partir de esa fecha. Cuando Zapatero convocó elecciones, a mediados de 2011, España llevaba más de un año paralizada.

La convocatoria electoral nos pareció a todos un alivio y pensamos que algo empezaría a moverse y que los mercados se relajarían ante el cambio de perspectiva, pero no fue así. Pasamos unos cuantos meses de nuevo al borde del abismo, el PP ganó las elecciones el 20-N y seguimos donde estábamos, zarandeados como un pelele al ritmo de las sucesivas crisis griegas, italianas, portuguesas, belgas y, por supuesto, las dudas sobre la capacidad de nuestro país para salir del agujero, que eran muchas y siguen siéndolo…

Al cumplirse dos meses de la llegada al poder del nuevo Gobierno y tres meses de las elecciones, en España sigue sin moverse un papel. Entre que el nuevo equipo del Gobierno está aprendiendo a moverse y que las elecciones autonómicas en Andalucía se celebran a finales de marzo y nadie quiere cometer un error para no abortar el espectacular resultado que esperan los populares por primera vez en dicha región, el país sigue congelado, víctima del dardo paralizante de la política.

Pregunta por ahí. Si tienes un empresario a mano, pídele que hable a pecho descubierto. Que te diga si ha vendido mucho o poco en los dos últimos años. Pregunta a tus amigos que aún conservan su empleo si en su empresa hay mucha tarea. Por supuesto, el país no está paralizado, algo se mueve, pero es sobre todo por inercia. El motor está apagado. Y de la Administración mejor ni hablamos. Ahí sigue, roncando al sol de este invierno primaveral que nos permite quedarnos en la cama remoloneando un poquito más.

This entry was posted in Análisis and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image