Más Alemania, menos España

El plan de Angela Merkel, con Nicolas Sarkozy de comparsa, consiste en que los países europeos cedan parte de su soberanía económica a Bruselas (bajo el control de Berlín) a cambio de no caer por el precipicio.

(Nacho García Mostazo >> 5/12/2011) La Cumbre de Bruselas del 8 y 9 de diciembre va a suponer un cambio notable en la forma de entender Europa. Todos los países cederán parte de su soberanía económica y aceptarán igualar sus impuestos a cambio de no caer por el precipicio a causa de la crisis de deuda soberana.

Para entenderlo mejor, aquí en España a los ciudadanos nos van a subir los impuestos (poco a poco para que duela menos) mientras se estrechan los márgenes del Gobierno para tomar decisiones en materia de política económica, que tendrán que adaptarse a la horma que mande Bruselas, es decir, Berlín.

Ese proceso es irreversible. Para evitar que el euro y el sueño de la Unión Europea se vayan por el sumidero de la Historia, Alemania (con Francia de comparsa) está decidida a impulsar este cambio radical que va a obligar a modificar el Tratado de Lisboa, la Constitución que rige en Europa en estos momentos.

Además, aquellos gobernantes incapaces de tomar decisiones para devolver a los países a la ortodoxia ya han sido relevados: en Irlanda, Portugal y España precipitando las elecciones; y en el caso de Italia y Grecia, por las malas, dando un golpe de Estado de guante blanco y violando las reglas de la democracia.

A cambio de dar el control económico de la eurozona a los burócratas de Bruselas bajo la supervisión de Berlín, Alemania admitirá que el Banco Central Europeo compre masivamente deuda de los países periféricos para evitar que la eurozona implosione por una crisis de deuda.

Esa solución de urgencia es como tapar un cráter con una montaña de billetes para que no se vea que debajo hay un agujero descomunal. Es un embuste que, en realidad, servirá para que nuestra moneda siga descomponiéndose, perdiendo parte de su valor y empobreciéndonos a los ciudadanos.

Angela Merkel está persuadida de que, si tomamos estas medidas, la crisis se relajará y bajará la presión sobre los países débiles de la Unión Europea. Como consecuencia, cree la canciller germana, a lo largo de 2012 los países en apuros demostrarán que son capaces de hacer sus deberes y ordenar sus cuentas.

Si se cumplen estas previsiones, entonces Merkel incluso podría vender a sus ciudadanos que Alemania manda en Europa, así que los germanos ya pueden aceptar emitir eurobonos para avalar las deudas del resto de socios, incluso a los derrochones, que para ese entonces ya no lo serán gracias a Berlín.

La canciller Merkel se enfrenta a unas elecciones en 2013. Su única oportunidad para ser reelegida pasa por conseguir que las economías europeas atajen la sangría del gasto, igualen su presión fiscal y acaben equilibrando las cuentas. Si lo consigue, los alemanes la llevarán bajo palio de nuevo a la Cancillería.

Con todo este plan, los ciudadanos griegos, italianos, irlandeses, portugueses y españoles, sobre todo, vamos a ser mucho más pobres: ganaremos lo mismo, o menos, pero tendremos que gastar más para pagar las facturas y llenar el carro de la compra, a lo que habrá que sumar una subida de impuestos.

¿Cómo puedes evitarlo? Protegiendo tu patrimonio. Si quieres, te puedo ayudar. Suscríbete a mi “Guía de inversiones muy rentables” por sólo 49,90 euros al año.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.