Los árboles y el bosque

Estamos tan ocupados tratando de salvar el día a día, nos quedamos tan sorprendidos con los grandes titulares a propósito de tonterías, que no somos capaces de apreciar que la realidad más horrenda jamás imaginada se oculta detrás. O quizá sí, pero no nos atrevemos a mirar.

(Nacho G. Mostazo >> 7/11/2011) Estos días atrás, el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, desafió a la Unión Europea lanzando un órdago inesperado: pretendía celebrar en su país un referéndum para avalar el pacto alcanzado en la cumbre de Bruselas del 26 de octubre , según el cual la Unión Europea condonaba a Grecia la mitad de su deuda y ampliaba el paquete de rescate para seguir disimulando mientras financiaba otro año más la debacle helena.

Cuando Papandréu hizo su anuncio, que en realidad era para consumo interno, los mercados interpretaron que pretendía romper las nuevas reglas del juego que con tanta dificultad habían vuelto a cambiar los gobernantes en la cumbre. El ataque de pánico fue brutal. Las bolsas cayeron en torno a un 5 por ciento y la confianza internacional en la Unión Europea sencillamente se desplomó.

Creo sinceramente que los árboles no nos dejan ver el bosque. Si pudiéramos congelar en una foto fija la situación actual y observarla con cierta perspectiva, nos daríamos cuenta de que la actuación de los mercados estuvo fuera de lugar, puesto que Grecia apenas supone el 2% del PIB de la Unión Europea. Cierto es que si Grecia se va a la ruina, el resto de Europa se tambalearía, pero no más de lo que ha sufrido ya.

¿Sufrirían los bancos franceses y alemanes por una quiebra griega? Por supuesto, pero ya lo tienen descontado. ¿Que la banca más sólida, como dicen de la española, sufriría por el posible efecto dominó? En efecto, pero también debemos recordar que, desde el inicio de la crisis, los bancos españoles han perdido en bolsa un 70% de su valor. Vamos, que ya está más que amortizada la caída pasada y parte de la que esté por venir.

Creo que, si observamos con concentración la foto fija, podemos apreciar que estamos ante una crisis profundísima del sistema, fruto de décadas de impresión indiscriminada de dinero, que facilitó el que todos pudiéramos vivir por encima de nuestras posibilidades gracias al crédito barato, que todo lo puede. Mientras, los gobernantes ganan tiempo: creo que todavía algún iluso piensa que un milagro nos va a salvar.

El último episodio de esta crisis es la dimisión de Papandréu, la formación de un Gobierno de unidad nacional y la convocatoria de elecciones para finales de febrero. Y estamos tan absortos con el capítulo del día en este largo culebrón, tan empachados con los grandes titulares de los periódicos a causa de la más mínima tontería, tan susceptibles están los mercados a cualquier estímulo por nimio que sea, que no nos damos cuenta de que lo más gordo está detrás. Los árboles griegos no nos dejan ver el bosque de deuda que hay detrás, o quizá mejor cabría decir el erial en el que se va a convertir nuestro bosque cuando empiece a sonar la motosierra.

O quizá sí. Quizá sí nos damos cuenta de que la horrenda realidad está ahí detrás, pero no queremos mirar para no confirmar nuestras peores expectativas. Si te sirve mi humilde punto de vista, yo ya he mirado y, en efecto: si el presente es una tragedia, el futuro da pánico. Ahora bien, al enemigo hay que conocerlo para vencerlo. Y es posible derrotarlo, pero necesitamos líderes valientes. ¿Conoces a alguno? Yo no, aunque algún día espero encontrarlo.

Mientras tanto, intento saborear la vida disfrutando el presente, que es un regalo diario, al tiempo que me esfuerzo para preparar el futuro. ¿Quieres saber cómo? Suscríbete a mi Guía de inversiones muy rentables. Un año (12 números) por sólo 49,90 euros.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image