Europa, en el reunificador de deudas

La Unión Europea tira la toalla y acude ante una de esas agencias negociadoras de productos bancarios porque ya no puede con las deudas.

© Samwise Gamgee by Flickr.com

© Samwise Gamgee by Flickr.com

(Nacho García Mostazo >> 21/10/2011) Como en los anuncios de la radio, Europa ya no puede con tantos préstamos. Tiene demasiados agujeros: Grecia, Irlanda, Portugal, España, Italia, Francia, Bélgica, los bancos… Según algunos análisis independientes, toda la deuda europea es una montaña de dinero. El cálculo está hecho. Son unos dos billones de euros (millones de millones).

A finales de septiembre, el diario británico The Telegraph publicó en exclusiva que hay un acuerdo secreto precisamente para librar esos dos billones a fin de zanjar la crisis de deuda soberana trazando un cordón sanitario en torno al euro. Si la cantidad fuera cierta, los 500 millones de habitantes europeos, contando con niños y ancianos, tendríamos que aportar a ese fondo la cantidad de 4.000 euros por persona. Una familia media de cuatro miembros tendría que aflojar 16.000 eurazos.

Durante el mes de octubre he visto reproducida la noticia en poquísimos medios europeos. Quizá no le han dado credibilidad por la magnitud de la cifra que menciona. Yo también pensé lo mismo, pero luego releí el artículo y me pareció totalmente verosímil, además de que The Telegraph es un medio serio que no publica tonterías. Finalmente, el 18 de octubre otro rotativo británico, The Guardian, también se hizo eco de la misma historia, lo que le daba más verosimilitud si cabe.

Al parecer, este plan se le ha ocurrido a un grupo de altos funcionarios franceses y alemanes que buscan impedir que la crisis de deuda soberana europea acabe fuera de control, sumiendo al mundo en una recesión. Con los dos billones, decía The Telegraph, la UE podría encajar de manera “ordenada” una suspensión de pagos griega, su posible contagio a Portugal e Irlanda, y el rescate de los bancos europeos con mayor riesgo de quiebra, además de comprar bonos italianos y españoles hasta que la zona euro volviera a ponerse en pie.

El acuerdo lo estarían negociando en secreto los países del G-20. No obstante, la mayor parte del dinero saldría del nuevo Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, recién aprobado por los parlamentos de la eurozona para que entre en vigor el año próximo. El secretario del Tesoro de EE.UU., Tim Geithner, estaría de acuerdo, según decía The Telegraph. Incluso el Gobierno alemán, que en un principio tenía ciertas reticencias, habría aceptado ya impulsar la sobredotación del fondo porque el reloj corre en contra de la Unión Monetaria, amenazada seriamente ante la posibilidad de que una suspensión de pagos griega provoque un efecto dominó por Europa.

Quien parece confirmar con sus palabras que este plan está en marca es Christine Lagarde, directora gerente del FMI, quien dijo a mediados de septiembre que “nos arriesgamos a una caída de la demanda global. Debemos quitar las nubes y eliminar la incertidumbre. Es más fácil decirlo que hacerlo y exige claramente una acción colectiva”.

Con toda humildad, creo que si lo hicieran quizá la crisis empezara a darse la vuelta. Pero, por otra parte, fiel a mis principios, estimo que sería un engaño colectivo que los gobernantes taparan los cráteres de la crisis con otra montaña de billetes fotocopiados. Además, me parece que implica a tantos políticos con intereses tan diferentes que desconfío de que este barco llegue a buen puerto.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image