¿Tendrás pensión cuando seas viejo?

Los hijos del baby boom español, los que nos empezaremos a jubilar a partir del año 2025, es muy probable que cobremos una pensión pública, pero seguramente será una miseria. ¿Te lo has planteado alguna vez?

© Thorbion by Flicrk.com

© Thorbion by Flicrk.com

(Nacho García Mostazo >> 7/10/2011) Las cuentas no fallan: la demografía y la economía no son artes, sino ciencias, y llegan a sus conclusiones precisamente por el método científico, a través del análisis de los datos. Dicho de otro modo, que dos y dos son cuatro, no seis.

Estos son los datos que todos deberíamos conocer:

La demografía dice que vamos a ser muchísimos ancianos en España cuando nos jubilemos los que ahora tenemos entre 30 y 50 años, aproximadamente. Además, vamos a durar muchos más años gracias a los avances científicos. Se calcula que, para 2050, viviremos una media de 88 años. La demografía también anticipa que en nuestro país habrá poca mano de obra para mantener a tanto viejo. En 2050, de cada diez españoles habrá uno en edad de trabajar, seis jubilados y tres niños. Pero bueno, eso no sería un problema. Se puede resolver trayendo inmigrantes.

Sin embargo, por muchos inmigrantes que vengan a España a producir en lugar de los hijos que no hemos tenido, la ciencia económica asegura que el Estado no ingresará el dinero suficiente para pagar tantas pensiones. ¿Por qué? Porque ahora en España la población ocupada ronda los 20 millones, pero no hay industria suficiente, ni sectores productivos para crear empleo más allá de los 22-25 millones, y en 2050 hará falta que haya 30 millones de personas trabajando para poder seguir pagando las pensiones. Parece imposible, salvo que de aquí a entonces nos inventemos un par de sectores productivos nuevos.

Según un estudio de la Fundación Bamberg que difundió recientemente la agencia Europa Press, en España actualmente hay menos de 2,5 trabajadores activos por cada pensionista, lo que hace que el sistema público de pensiones sea sostenible. Ahora bien, en 15 ó 20 años tendremos 1,5 activos por jubilado, por lo que necesitaríamos dos tercios de su sueldo para poder pagar el 100% de la pensión igual al salario mínimo. Según esta fundación, en menos 40 años el déficit será tan grande que las pensiones tendrán que reducirse en un 40 por ciento.

El diario La Vanguardia cita un informe del Servicio de Estudios del BBVA donde asegura que la reforma del sistema de pensiones aprobado por el Gobierno es “insuficiente”, porque puede evitar la aparición de déficits estructurales durante la próxima década, pero a partir de entonces el gasto y el déficit volverán a aumentar. Según el BBVA, la reforma “compra tiempo para hacer las reformas más profundas, pero no resuelve el problema a largo plazo”. La fecha límite es 2027. A partir de entonces, aunque la gente ya se esté jubilando a los 67 años habrá que retrasar aún más la edad de retiro y bajar más las pensiones.

Según el diario Expansión, que cita un estudio del Instituto Aviva Vida y Pensiones, el 53% de los jóvenes españoles da prioridad al ahorro a corto plazo (para pagar un coche o unas vacaciones), antes que planificar su seguridad en el largo plazo, lo que no impide que el 61% tema no ser capaz de ahorrar suficiente dinero para sobrevivir durante su jubilación. El 55% de los jóvenes cree que la principal financiación para su jubilación vendrá de una pensión pública y el 37% prevé que contará con planes de pensiones privados, aunque me temo que ese 37 por ciento todavía no sabe cómo hacer parar ahorrar para la vejez, entre otras cosas porque, con la crisis actual, en muchos casos ni siquiera tienen un empleo a día de hoy.

En conclusión: hay dos alternativas para nuestro país, gastar menos o ingresar más. El sistema público de pensiones tendrá que gastar, sí, pero no lo que hasta ahora creíamos que iba a gastar, sino lo que se pueda, para no quebrar. Ingresar mucho más tampoco es posible, ni siquiera subiendo los impuestos, porque estrangularíamos el consumo y también nos iríamos a la ruina. Así pues, la única solución para España en la coyuntura actual pasa por generar más riqueza, ser más productivos en los sectores existentes e inventar alguno más para poder crear más empleo. Además, si es posible, tendremos que cambiar la tendencia demográfica mejorando significativamente la natalidad.

Si quieres saber más sobre el futuro de nuestras pensiones, descárgate gratuitamente la “Guía para los hijos del baby boom” (PULSA AQUÍ). Ya sé que la coyuntura económica no es la más adecuada y que es muy difícil pensar en el futuro cuando es tan difícil salir adelante en el presente. Pero te recomiendo su lectura. Siempre será mejor saber lo que puede ocurrir que mirar para otro lado, ¿no crees?

This entry was posted in Análisis and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.