¡Qué alivio!

La acción coordinada de los grandes bancos centrales para prestarle a la banca toda la liquidez en dólares que necesiten es una nueva medida  a la desesperada.

© Tetsumo by Flickr

© Tetsumo by Flickr

(Nacho García Mostazo > 16/9/2011) Los gobernantes siguen dándole patadas a los problemas para ir avanzando, como si al final de la galopada realmente hubiera una meta donde por fin descansar, cuando en realidad lo que ahora se ve al final del camino es un abismo cada vez más profundo.

En esta ocasión, los bancos centrales han taponado la vía de agua. Los bancos comerciales, sobre todo los europeos, estaban pasando unos gravísimos apuros estos últimos días porque no tenían dólares con los que hacer frente a sus pagos internacionales.

Pero ¿por qué se habían quedado sin dólares, con todos los que hay? Porque los grandes fondos globales, casi todos norteamericanos, dejaron de prestarles dinero todos a la vez, aterrorizados por la exposición de la banca comercial a la deuda griega.

Según se rumoreó, hubo bancos que llegaron a plantearse sacar el oro de sus bóvedas y venderlo para adquirir dólares. En ese caso, la cotización del oro habría caído a plomo. Pero creo que eso no va a ocurrir. Saben perfectamente lo que vale de verdad su oro.

Ahora bien, todo inversor en oro debe saber que los bancos centrales y algunos grandes bancos comerciales se pasan la vida intentando manipular las cotizaciones de los metales preciosos. Cuando se disparan, ahí están ellos para tirarle de las bridas al caballo y que no se desboque.

¿Por qué? Porque el oro es un termómetro de la economía. Si se dispara su cotización, mal vamos, de modo que los bancos centrales y los comerciales intentan evitar que cunda el pánico y la desconfianza en el dinero de papel, que no es otra cosa que su materia prima.

¿Acaso la inyección de dólares soluciona el problema? No. Es otro parche. Europa está en apuros, Estados Unidos también, la crisis es gravísima y sigue ahí. Como dije en twitter, menuda suerte tenemos: seguimos en la UVI, pero por lo menos ya no tenemos hipo. Qué alivio.

Sigue comprando oro si quieres proteger tu patrimonio.

This entry was posted in Análisis and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.