Eurodesmadre

La situación de la Unión Europea ahora mismo es de quiebra institucional y política por motivos económicos.

MICHAEL KAPPELER/AFP/Getty Images

MICHAEL KAPPELER/AFP/Getty Images

(Nacho Garcia Mostazo > 15/7/2011) Si la Unión Europea tuviera que declarar hoy la suspensión de pagos de Grecia y reestructurar su deuda, Irlanda y Portugal irían automáticamente detrás y todo saltaría por los aires, pese a que la reestructuración griega sería una solución más razonable que los actuales rescates, que sólo son remedios temporales que acumulan deudas que nadie pagará para pagar deudas que nadie pagará.

Recientemente leía unas declaraciones del profesor de Harvard Keneth Rogoff, uno de los sabios que anticiparon la crisis y, sobre todo, de los pocos que advirtieron con certeza de su enorme magnitud. Me encantó una metáfora acuñada por Rogoff: a su juicio, nuestros gobernantes ya no están dándole patadas al balón para echar el problema hacia adelante, sino “empujando una bola de nieve montaña abajo”.

Lo peor de todo es que otras economías europeas, como la española y la italiana, con graves problemas de endeudamiento y un crecimiento raquítico o nulo, también pueden quedar atrapadas en la bola, acelerando la quiebra definitiva de la Unión Europea. A juicio del profesor Rogoff, el incendio “dejará de propagarse sólo cuando Alemania erija un cortafuegos firme y creíble en torno a la deuda de los gobiernos español e italiano”.

Sin embargo, con una Unión Europea que es un gigante económico pero un enano político, como en su día dijo la diputada italiana Emma Bonino, Bruselas no tiene capacidad real en la toma de decisiones y es muy poco probable que Alemania tome medidas firmes en solitario, forzando a que todos los países se conjuren para combatir eficazmente la crisis de la deuda soberana, porque cada gobernante responde ante sus votantes.

Estamos asistiendo a un espectáculo lamentable. Esto es un eurodesmadre. Al grito de “todos para uno”, los países europeos responden: “tonto el último”. Creo que para que Europa se salve ya sólo dependemos de la suerte.

This entry was posted in Análisis and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.