Estados Quebrados de América

Los Estados Unidos están tan quebrados como Grecia, o más. Su endeudamiento es brutal, su déficit es monstruoso y sus políticos se entretienen haciendo recortables con unas tijeras sin punta.

© James Henry by Flickr.com

© James Henry by Flickr.com

(Nacho García Mostazo >> 8/7/2011) Estados Unidos está pasando por un apuro histórico. El Gobierno federal alcanzó en mayo su límite de endeudamiento, con 14,29 billones (millones de millones) de dólares. Un truco del Tesoro ha permitido que el Estado siga gastando sin problemas hasta el 2 de agosto, fecha límite para alcanzar un acuerdo político sobre el déficit público.

Cuando la deuda de un país supera el 90% del PIB, no hay vuelta atrás. Se lo he leído muchas veces a Bud Conrad, jefe de análisis de Casey Research, y al profesor Keneth Rogoff. En el caso de EE.UU., la deuda pública ronda ya el 100% del PIB y crece a más de un 10% anual. El déficit público está entre los 4 y 5 billones de dólares anuales, según cálculos independientes.

Los demócratas de Obama piden ampliar el techo de endeudamiento y subir los impuestos, porque el año que viene hay elecciones. Los republicanos aceptarán subir el techo de gasto si se implanta un plan de ahorro de 4 billones de dólares en 10 ó 12 años. La cifra parece grande, pero no lo es: los republicanos buscan ahorrar en una década lo que pierden en un año.

El 2 de agosto, fecha límite

Durante el mes de julio tienen que llegar a un acuerdo, aunque sea de mínimos, si no quieren que los Estados Unidos de América, el país más poderoso del siglo XX, se declare en quiebra por primera vez en su historia. Ahora mismo las posiciones están muy encontradas, pero al final habrá acuerdo: todos disimularán para que no se hunda el barco.

El mercado, que sabe que el Gobierno federal se está cargando el dólar a base de endeudamiento, de vez en cuando le pega un sartenazo a los Estados Unidos para purgar algún pecadillo, pero cuando las cosas se ponen tiesas por aquel lado del Atlántico, el sartenazo le cae a algún país europeo para que el euro se desmorone y el juego vuelva a empezar.

Esta vez le ha tocado a Portugal

Cuando el 30 de junio se cerró de nuevo la crisis griega y los mercados se relajaron, la presión se trasladó a EE.UU. Como su Gobierno está en apuros, achuchó a sus agencias de calificación contra Europa y Moody’s rebajó la calidad crediticia de Portugal hasta el “bono basura”. Aunque formalmente lo negarán, esto es realmente lo que ha pasado.

EE.UU. nada en la opulencia de un dólar que su Gobierno está destruyendo. Europa intenta salvar al euro, pero va por el mismo camino, unas veces por sus problemas, que son gordísimos, y otras veces por las tortas que nos caen de fuera. Para quienes no vivimos las guerras del siglo XX o éramos muy jóvenes cuando cayó el comunismo, seguramente éste sea el mayor reto colectivo que nos veamos obligados a afrontar a lo largo de nuestras vidas.

This entry was posted in Análisis and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.