#AcampadaenBCE

Los indignados han movido nuestras conciencias, pero no han incluido entre sus reivindicaciones una que considero esencial: necesitamos un dinero honesto ya.

© 2011 David C. Lara by Flickr.com

© 2011 David C. Lara by Flickr.com

(Nacho García Mostazo) El movimiento 15M ha tenido grandes aciertos y clamorosos errores. Son justos algunos de los postulados de los acampados en Sol y en otras plazas públicas. Por ejemplo, pedir que se acabe la corrupción o que nuestros políticos dejen de mirarse su ombligo para mirar un poco más el nuestro. Otras de sus reivindicaciones sin embargo son anacrónicas. Por ejemplo, todas aquellas que pretenden revertir el sistema económico capitalista para imponer otro, más parecido al que aún rige en la Cuba de los tiranos Castro, para desgracia de su pueblo. También hay peticiones absurdas, a mi juicio, como la recomendación de no votar para cambiar el sistema.

Pero a los jóvenes indignados les ha faltado añadir a su lista una que creo absolutamente esencial: el mundo necesita que el dinero sea honesto, no unos papelillos fabricados a capricho de nuestros gobernantes, porque ese dinero no garantiza la estabilidad del sistema. De hecho, desde que Richard Nixon rompió definitivamente el patrón oro en 1971, los gobernantes han podido fabricar tantos billetes como han querido, llevándonos a la burbuja del crédito infinito que nos ha reventado en la cara. Y como los que mandan ahora no saben resolverlo, o no quieren, implantando un dinero honesto, intentan resolver el problema de la burbuja del crédito inflando de nuevo otra burbuja a base de imprimir toneladas de nuevos billetes para rescatar bancos, empresas y hasta países.

Como dice el genial James Turk, autor del libro “El Colapso del Dólar” y presidente de GoldMoney, todas las economías fuertes crecen sobre principios sólidos, como el trabajo duro y el ahorro, los dos fundamentos del capitalismo. El imperio de la Ley también es esencial, porque garantiza la competencia en igualdad de condiciones y porque de su aplicación justa emana la protección de derechos irrenunciables, como el derecho a la propiedad privada, inviolable en toda sociedad para que pueda ser justa, crecer y prosperar. Por último, explica Turk y suscribo palabra por palabra, la calidad del dinero también es clave para sustentar sólidamente una sociedad próspera. Si el dinero se degrada como consecuencia de las decisiones de los gobernantes, con el tiempo acaba por desaparecer.

Que yo sepa no estamos casados con el euro, ni siquiera le debemos respeto, entre otras cosas porque el Banco Central Europeo no lo merece, toda vez que incumple con varios de sus principios fundacionales al rescatar indefinidamente a los bancos quebrados y a los países insolventes. Tampoco es respetable la Reserva Federal de los Estados Unidos y su criatura, el dólar. El euro y el dólar son las monedas que utilizamos habitualmente como medio de intercambio, pero no son divisas dignas para proteger nuestro patrimonio. Son útiles para el día a día, nada más. Con esto no quiero decir que España, la UE o los EE.UU. sean lugares inconvenientes para hacer negocios y ganar dinero. Todo lo contrario, pero serían maravillosos si las divisas que utilizamos fueran respetables.

Por eso cada día veo más claro que, para afrontar la tremenda crisis que nos está asolando, el mundo necesita dinero honesto. Ese es el movimiento que de verdad necesitamos para impedir que el mundo entero entre en una espiral destructiva de las monedas con las que hacemos nuestros intercambios comerciales. Si no es así, es probable que, como vaticinaba James Turk años atrás, lleguemos a ver el colapso del dólar y también del euro. Recomiendo por tanto al movimiento 15M que, ahora que su protesta se diluye y toca levantar la AcampadaenSol, trasladen a Fráncfort su protesta y se planten ante las puertas del Banco Central Europeo con una AcampadaenBCE para reivindicar que queremos un dinero honesto. Si lo hacen, cuentan con mi apoyo desde el minuto cero.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.