Buenas noticias: baja el oro

El oro y la plata están estos días a la baja. Posiblemente han iniciado una fase de corrección. ¿Se ha terminado ya el ciclo alcista del oro?

(Nacho García Mostazo) Los ahorradores que en los últimos años han comprado oro y plata ante la avalancha de dinero creado de la nada por nuestros gobernantes, saben que pueden dormir tranquilos aunque el oro y la plata hagan una importante corrección, como la que parece que afrontamos estos días. A ellos no les afectan lo más mínimo la volatilidad y las posibles caídas, sencillamente porque no han comprado metales preciosos como inversión, sino para proteger su patrimonio.

Algunos inversores que han entrado recientemente en el oro y la plata están asustados: temen unas pérdidas considerables a la vista del frenazo del mercado de materias primas y de los titulares alarmantes que hablan del final del ciclo alcista. Creen que los metales preciosos son un producto más de inversión, como las acciones, los fondos o los bonos del Tesoro. No se dan cuenta de que el oro y la plata son diferentes: son el único dinero posible, mientras que los billetes con los que nos manejamos habitualmente son, en realidad, meras fotocopias.

Estas últimas semanas el mercado de los metales preciosos estaba recalentado. Veremos si se confirma la corrección, pero una etapa higiénica nunca viene mal: sanea el mercado y abre nuevas oportunidades de compra. Además, los fundamentos que garantizan que el mercado alcista durará todavía algunos años están intactos. A los que estos días me escriben con un ataque de ansiedad les pregunto, ¿acaso ya hemos superado los inmensos problemas de déficit y endeudamiento que han provocado la crisis actual? No. Pues entonces, calma.

El oro viene subiendo sin parar desde hace una década. Algunos ven esta subida como una revalorización fruto de la especulación, pero en realidad se trata del reflejo de la devaluación de las divisas en que se establece su tipo de cambio. Este fenómeno viene produciéndose con más intensidad desde 2007, porque los gobernantes han decidido imprimir billetes a lo loco para intentar tapar los agujeros de la crisis con montañas de dinero, que han servido para comprar bancos arruinados, empresas insolventes o incluso para ayudar a países en quiebra.

Es importante recordar que dinero no es sinónimo de riqueza, sobre todo cuando hablamos de los billetes y monedas que manejamos todos actualmente: pagarés sin respaldo ni patrón que los sustente. Si dinero fuera igual a riqueza, Argentina sería un país rico y Alemania, muy pobre. Y no es así. Así pues, si has comprado oro y plata en estos años para proteger tu patrimonio familiar, has hecho lo correcto. Es más, si pretendes comprar más: aprovecha las caídas para entrar.

Los lectores de mi “Guía de inversiones muy rentables” conocen con antelación por dónde se puede mover el mercado y saben qué hay que hacer para proteger su patrimonio y acceder, además, a información relevante para obtener una alta rentabilidad en sus inversiones. Cada guía se puede descargar por 8,90 euros, pero te ahorras más del 50% si te suscribes por un año (12 números) por sólo 49,90 euros.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.