Resumen semanal de la Bolsa: +4,90

La semana no ha podido ser más intensa en los mercados de renta variable. La resaca irlandesa ha pasado factura en la prima de riesgo de todos los países de la zona euro. Naciones como Italia o Bélgica también han marcado nuevos máximos históricos. Eso sí, nuestro país ha llegado a superar los 300 puntos en el ranking de las primas de riesgo y es que el temor a una posible caída de la economía española ha recorrido todos los mercados.

 

© Rahego by Flickr

© Rahego by Flickr

(Pablo L. Herrero) En la Bolsa ha tenido un efecto claro y decidido. Con la prima rozando y superando los 300 puntos, el Ibex cerraba un horroroso mes de noviembre (caída del 14% y cuarto peor mes de la historia del Ibex35), mientras que al reducirse la prima, la bolsa recuperaba el color verde y los inversores el aire que faltaba en semanas anteriores.

La prima de riesgo se reducía por la confianza que los inversores demuestran en Papá Estado. Una vez más, los inversores han mirado a las instituciones para mostrar su cara más optimista. En este caso al Banco Central Europeo y a Jean Claude Trichet. Los mercados confiaron, sobre todo el miércoles y el jueves en que Trichet anunciase, a imagen y semejanza de la FED estadounidense, un plan de compra de bonos extraordinario. Es decir, intervenir en los mercados de deuda para abaratar el sobrecoste que los inversores exigen a los países para comprar la deuda soberana.

Sin embargo, Trichet lanzaba un jarro de agua fría a los mercados. Rechazaba tal posibilidad en su discurso del pasado jueves, reiteraba el mandato de su institución (control y estabilidad de precios) y marcaba diferencias con los 600.000 millones de dólares que Ben Bernanke, su homologo en la FED, ha inyectado al mercado recientemente. El único consuelo que obtuvieron los mercados, es que el BCE seguirá comprando bonos públicos como ha hecho hasta este momento, pero sin ningún plan extraordinario.

Así pues, y analizando sin entrar en mayores detalles la decisión de Trichet, parece que Papá Estado ha puesto un tapón a la hucha en Europa. Esta decisión tiene su lado bueno, menos liquidez en el mercado supone que la moneda no pierde valor, o pierde menos valor, y su lado negativo, pues se prescinde de una de las mejores armas para controlar y regular el coste de la deuda en la Unión Europea, por lo que los países como España, Portugal o Italia (que comienza a entrar en las quinielas más arriesgadas de países que pueden necesitar ayuda) tendrán que ser muy cautos a la hora de buscar financiación en los mercados. Evidentemente, la decisión de Trichet ha ganado adeptos y enemigos, pero está claro que haga lo que haga, alguien protestará.

En cuanto al mercado, tras el desplome de noviembre (-14%), diciembre ha supuesto un arranque fulgurante (+8% en solo tres sesiones, +4,90% en la semana), los inversores han recuperado la sonrisa. Parece que se hace buena la tradición de que diciembre es un mes alcista y de compras en la renta variable y de momento ha comenzado con los grandes bancos (Santander y BBVA) a la cabeza con subidas que rondan el 15%.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.