Resumen semanal de la Bolsa: -3,56%

La semana en la Bolsa y en la economía deja claras dos cosas. La primera, que el temor a la quiebra de algún otro país sigue vigente. La segunda, que papá Estado sigue ahí, vigilante y atento a lo que necesita un mercado que no sabe hacía dónde caminar.

© Rahego by Flickr

© Rahego by Flickr

(Pablo L. Herrero) A lo largo de toda la semana, pero en especial entre el jueves y el viernes, la prima de riesgo de la deuda de los denominados países periféricos de la Unión Europea (los PIIGS que diría el Financial Times) se ha incrementando de forma clara. La prima de riesgo determina la credibilidad que un país genera entre los inversores y supone que, a mayor prima, mayor creencia en la posible quiebra de dicho estado.

Así, el diferencial de la prima de Irlanda ha superado los 500 puntos (diferencial con la considerada deuda más solvente, la alemana). La de Portugal, está por encima de 400 y la española rebasa los 200 puntos.

Si traducimos el significado de los números, tenemos que resaltar que el mercado considera que Irlanda puede ser el siguiente estado en necesitar de la intervención del Banco Central Internacional y del Fondo Monetario Internacional para evitar una quiebra de consecuencias insospechadas. En el caso de la prima española, ha recuperado niveles del mes de julio y ha despertado un temor que parecía desterrado del mercado.

Habrá que esperar aún algunos días para comprobar si este repunte ha sido un simple calentón de los mercados (los especuladores siempre al acecho, como debe ser) o si realmente tiene fundamento y en poco tiempo otro país de la UE necesita de préstamos para no declararse en quiebra y de un plan radical de recorte de gastos, como ya ha ocurrido con Grecia.

En lo que respecta a papá Estado, la Reserva Federal acordaba el pasado miércoles inyectar otros 600.000 millones de dólares a través de la compra de bonos. Es decir, más dinero al mercado y un nuevo capítulo en una guerra encubierta por devaluar las monedas en la que el único que no está jugando es la Unión Europea con un Trichet que sigue pensando que Estados Unidos no quiere devaluar al dólar.

Estos 600.000 millones de dólares, que se distribuirán en diferentes compras de bono hasta el próximo julio, tuvieron una reacción inmediata. Moderada en las Bolsas, pero importante en el mercado de deuda, pues el dólar cayó con fuerza ante el resto de monedas. La jugada es clara y Estados Unidos apuesta por ello. Hundir al dólar para lograr atraer producción a su economía. Lo mismo hacen Japón y China, con el yen y el yuan, e incluso Brasil, con su real. El objetivo es claro, ganar competitividad para recuperar el crecimiento.

Cualquier ciudadano europeo disfruta con el euro tan fuerte. Comprar en moneda extranjera es un regalo para los bolsillos y los precios, de por si mejores, son cada vez más bajos. Pero como periodista, la pregunta es sencilla y directa, ¿por qué la Unión Europea no interviene el euro para ganar competitividad en la zona euro? Quizás por un Banco Central Europeo dirigido por una persona (Jean Claude Trichet) que no hace sino leer el mismo discurso mes tras mes y cuyo mandato se limita a la estabilidad de precios. Quizás porque no hay una verdadera unión y van a ser necesarios nuevos pasos políticos para tener un organismo competente y realmente independiente a imagen y semejanza de la Reserva Federal.

La semana también ha sido interesante en el plano empresarial y caben destacar un par de noticias:

Ana Patricia Botín, hija de Emilio Botín, asume la dirección de la filial del Santander en el Reino Unido, tras la oferta que Lloyds ha realizado a su actual consejero delegado.

El BBVA ha comenzado su ampliación de capital para hacerse con el 24,9% del Garanti Bank turco. Las nuevas acciones cotizarán el 1 de diciembre.

Por último, volviendo a las grandes cifras, hay que mencionar el Boletín del Banco de España y las palabras de Miguel Ángel Fernández Ordoñez (MAFO) sobre el crecimiento de la economía.

Según las previsiones del BE, España ha crecido un 0,2% en tasa interanual en el tercer trimestre del año. Es la primera cifra positiva en los últimos siete trimestres. Por el contrario, en tasa intertrimestral, el PIB se mantiene estable, sin cambios.

Miguel Ángel Fernández Ordoñez, ha culpado de esta situación al IVA y su subida de julio, pues habría afectado negativamente al consumo. No obstante, ha calificado la situación como “debilidad transitoria”, algo lógico, pues es normal pensar que los consumidores anticiparon sus compras a la subida, por lo que, lo normal, sería que en próximos trimestres  la situación se regularice.

Con todo esto, el Ibex 35 ha cerrado la semana con una caída del 3,56% en los 10.428 puntos, alejándose de los 10.000, al menos de momento, y dejando una duda en la mente de los inversores ¿habrá rallye alcista de final de año?

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Resumen semanal de la Bolsa: -3,56%

  1. Pingback: Yo tengo un plan - Newsletter 05/11/2010

Comments are closed.