La parábola del oro

Me producen una gran admiración esos inversores capaces de sumar en un día las ganancias de un año para luego echarse a dormir. Son, a mi modo de ver, y si me permites el símil zoológico, aves rapaces de los mercados.

Sin embargo, la mayoría de inversores lo que buscamos no es un avión a reacción para disfrutar con el subidón de adrenalina y llegar los primeros a la meta (si no nos la pegamos por el camino), sino más bien un tren regional con un motor diesel que nos lleve a la meta con seguridad mientras disfrutamos del paisaje, aunque tardemos más, porque queremos viajar con todas las comodidades y sin que nos metan prisa.

En el mercado del oro hay aves rapaces que disfrutan comprando y vendiendo acciones de mineras junior en el mercado de Toronto, donde cotizan prácticamente todas las mineras de nueva creación, esas que de vez en cuando pegan un pelotazo y hacen ricos a sus accionistas de un día para otro. En mi Guía de inversiones muy rentables yo no voy a recomendarte esas mineras. Si yo no juego a la ruleta rusa, no te lo voy a recomendar a ti.

Mi Guía mensual, por definición, es como ese tren regional de asientos ocres de terciopelo que poco a poco nos lleva a nuestro destino sin prisa pero sin pausa, arrojando ganancias notables año tras año (un 15% en 2011 y, de momento, un 12% en lo que llevamos de 2012), multiplicando nuestro capital sin volvernos locos con una operación que nos haga ricos en un minuto o pobres para toda la vida.

Como sabes, los metales preciosos son mi principal recomendación para todo inversor prudente, más aún ahora en plena crisis. Por eso me satisface mucho mostrarte un gráfico obra de James Turk, el presidente de GoldMoney, donde se ve perfectamente cómo la tendencia del oro medida en cuatro divisas diferentes viene dibujando una curva con forma de parábola desde el año 2000.

Fuente King World News

Fuente King World News

Como ves, no es una simple línea recta ascendente, sino una curva que lentamente va enderezándose, anticipando que la tendencia ascendente será cada vez más pronunciada, hasta un límite que a día de hoy no conocemos (si es que tiene límite esa curva que gira para transformarse en una recta rumbo al infinito).

Esa es la tendencia a la que tenemos que subirnos como si de un tren regional se tratase, para que nos lleve discreta y cómodamente a nuestro destino sin aspavientos ni subidones de adrenalina, sin infartos ni pelotazos, mientras disfrutamos de una deliciosa taza de café en el vagón restaurante perdiendo la vista en el horizonte. Con el tiempo, ese tren empezará a coger velocidad y al final del trayecto incluso irá más rápido de lo que creemos, movido por su motor y por la inercia de la devaluación competitiva de las divisas de papel, cuyo valor irá a menos.

Como dijo James Turk en King Wold News el 19 de octubre pasado, cuando publicó este gráfico por primera vez, “esta tabla es lo que la gente necesita mirar detenidamente” después de una semana en la que el oro apenas se mueve, o incluso cuando baja. “Tenemos que contemplar el panorama general y quedarnos con la tendencia, sin tener en cuenta las subidas y bajadas en el corto plazo. Este gráfico dice que vamos de camino a la destrucción de las divisas, algo que se confirma con las políticas de flexibilización monetaria que ahora practican (los bancos centrales) en todo el mundo”, concluyó.

Posted in Claves | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

Inversiones muy rentables

La Guía de inversiones muy rentables es un boletín mensual de análisis de la actualidad económica con recomendaciones concretas de inversión y pistas sobre los próximos movimientos en el mercado que todo inversor debería tratar de aprovechar en su beneficio.

El boletín es obra del periodista Nacho García Mostazo, especializado en el sector de la inversión en metales preciosos y autor del libro Yo tengo un plan. Sácale partido a la crisis (descarga gratuita) y de la Guía práctica para los hijos del baby boom (descarga gratuita), sobre el futuro de las pensiones.

Nacho García Mostazo publica la Guía de inversiones muy rentables el último día de cada mes y sube el documento a la plataforma editorial Bubok, donde se puede descargar previo pago de 8,90 euros (por un ejemplar) o de 49,90 euros (por la suscripción anual). Los suscriptores lo reciben directamente en su correo electrónico.

La rentabilidad de la Guía es muy alta. Un suscriptor que hubiera seguido todas las sugerencias de García Mostazo habría obtenido unas ganancias del 15% en 2011. En 2012, la rentabilidad acumulada supera el 12% y antes de fin de año podría superar el 15%.

Una suscripción anual cuesta 49,90 euros, lo que significa que un suscriptor sólo paga 4,15 euros mensuales por recibir su boletín cómodamente en su correo electrónico, un precio de risa para un producto tan sumamente rentable.

Si desea leer el último boletín, cómprelo en Bubok por sólo 8,90 euros (PULSE AQUÍ)

Si desea suscribirse a la Guía, hágalo en Bubok por sólo 49,90 euros (PULSE AQUÍ)

Posted in Claves, Informes | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

Rumbo al abismo

Pese a mi optimismo natural, he llegado definitivamente a la conclusión de que la situación económica global no tiene arreglo y avanzamos hacia el colapso financiero. Lo que sucede es que vivimos como Bill Murray en la película “Atrapado en el tiempo” (1993), donde el protagonista se despierta siempre en el mismo día y los acontecimientos se repiten.

(Nacho García Mostazo > 5/6/2012) En nuestro caso, hay semanas en las que Estados Unidos está a punto de caerse por el precipicio, pero luego la pelota vuelve al tejado europeo y resulta que es Grecia la que nos pone al borde del infarto, y de nuevo la bola vuelve a Norteamérica, para regresar otra vez al Viejo Continente por culpa de Irlanda, Portugal, Bélgica, Italia, España o una combinación de algunos de estos países.

Si haces memoria, en cada uno de estos episodios de infarto los líderes mundiales celebran una cumbre decisiva con el fin de ponerle solución a la crisis y, cuando termina la cumbre ocurre como en el chiste de la fiesta del corcho: descorchan la botella, todos aplauden, se citan de nuevo el año que viene y vuelta a empezar: durante todo el año los participantes sólo esperan a que pase el tiempo para llegar de nuevo a otra fiesta del corcho.

En el caso de la Unión Europea, desde que comenzó la crisis llevo contabilizadas una veintena de cumbres consideradas “históricas”, cuyas decisiones iban a ser fundamentales para nuestro futuro, o para la continuidad del euro, y ninguna cumbre pasará realmente a la historia porque en ninguna se alcanzaron acuerdos significativos. Más al contrario, creo que en todas esas cumbres sólo hemos visto a los políticos dándole una patada a la lata para que siga avanzando.

El caso es que nos tienen a todos muy entretenidos con el día a día para que no caigamos en la cuenta de que nos están tomando el pelo a dos manos, poniéndonos delante de los ojos unos cuantos árboles para que no podamos ver el bosque. Porque si lo viéramos, nos daríamos cuenta de que ya no hay bosque. Nos lo han robado. Se ha evaporado y en su lugar hay un desierto descomunal.

Ese desierto es el cráter de la deuda provocado por décadas de expansión crediticia y gobernantes inútiles en buena parte de las naciones occidentales. Es tan grande el tamaño del endeudamiento que se trata de un fenómeno insostenible, de modo que insisto en mi tesis de que vamos camino de un colapso financiero global.

Una vez que tenemos claro el qué, ahora lo que necesitamos saber es el cómo y el cuándo. Esas dos preguntas son las más difíciles de responder, aunque ambas están íntimamente unidas. Es decir, si el colapso comienza de forma abrupta, la quiebra se precipitará y será dolorosa y caótica. Sin embargo, si el colapso se produce poco a poco, entonces ese proceso se va a prolongar durante años y será menos doloroso porque el daño vendrá dosificado, aunque habrá también episodios caóticos.

Este segundo escenario es en el que creo que ya estamos inmersos. El primero prefiero no contemplarlo, ya que un colapso súbito nos podría arrastrar a una guerra global y un cambio en el statu quo que, sin embargo, creo que los gobernantes no van a tolerar que se produzca, porque las primeras víctimas de ese escenario serían ellos mismos y en absoluto están dispuestos a perder sus privilegios.

Así pues, apuesto decididamente por la segunda opción: vamos a vivir un colapso a cámara lenta en el que irán cayendo fichas del dominó poco a poco, con los políticos tomando medidas (o haciendo que las toman) para impedir que la ola siga avanzando o, al menos, para aminorar la velocidad del carrusel de caídas a fin de intentar pararlo en algún punto inventando cortafuegos de todo tipo hasta que alguno funcione, si funciona.

No obstante, aunque los gobernantes aparentemente tomarán medidas, no debemos olvidar que todos los políticos son cortoplacistas y hasta ahora lo único que han hecho es poner parches para tapar los pinchazos de un globo que ya ha sido recauchutado unas cuantas veces en los últimos años.

Me gustaría mucho equivocarme en mi tesis y, si me equivoco, vayan por delante mis disculpas. Pero lo que sí te puedo garantizar es que comprar y atesorar oro y plata es la mejor medida de autoprotección financiera que cabe imaginar en el escenario actual. Si finalmente llega el colapso, tendrás una tabla de salvación a la que agarrarte. Si no se produce, estarás en muy buenas condiciones para afrontar el futuro.

Texto extractado de la “Guía de inversiones muy rentables” de junio de 2012. Si quieres suscribirte, por sólo 49,90 euros te mandamos 12 ejemplares a tu correo electrónico. Para más información, pulsa aquí.

Posted in Claves | Tagged , , , , , , | Leave a comment

¿Estamos en peligro de ser rescatados?

Ya estamos intervenidos y el Banco Central Europeo nos rescata cada cierto tiempo inyectando liquidez a nuestro decrépito sistema, pero públicamente no reconocen que estamos intervenidos porque eso supondría el fin del euro, ya que nuestra economía supone más del 11 por ciento del PIB de la Unión Europea.

Foto rescatada del perfil de Facebook de un amigo

Foto rescatada del perfil de Facebook de un amigo

¿Qué quiero decir con esto? Que antes de dejarnos quebrar, el BCE va a activar cuando sea necesaria la fuente de dinero que, por ejemplo, tanto refrescó a la economía española en los primeros meses del mandato de Rajoy, oxigenando la toma de decisiones del Gobierno y quitándole la presión añadida de los mercados a base de manguerazos de liquidez.

Alemania se opone (ahora ya con la boca pequeña) a que el Banco Central Europeo siga apagando el incendio español e italiano a base de Flexibilizaciones Cuantitativas para inyectar liquidez a unos bancos obligados a fusionarse y a sacar de los cajones los activos tóxicos y, si hace falta, malvenderlos o tirarlos al vertedero. Por su parte, el Banco Central Europeo se niega a actuar como prestamista de último recurso para países como España e Italia, que están tomando medidas adecuadas pero que necesitan tiempo para que las reformas vayan tomando cuerpo. De hecho, el Gobierno español pretende seguir con los ajustes, pero como no disponga de un colchón de seguridad para que se puedan aplicar los recortes, apaga y vámonos.

La cuestión ahora es si el Ejecutivo tendrá tiempo para que su programa surta efecto y ello dependerá de si la economía española tiene acceso a la financiación. En este contexto no podemos esperar nada de los mercados y de los inversores internacionales, que huyen víctimas del pánico a causa de la incertidumbre. Por eso la Unión Europea tiene la última palabra para sostener a España y a Italia mientras se aplican los recortes y se acomete una profunda reforma del sistema, que además pasa por dar un tijeretazo sustancial al sector público.

¿Será capaz Europa de aceptar el reto o los políticos acabarán abandonándonos a nuestra suerte? Yo creo que seguirán ayudando por la cuenta que les tiene, pero siempre lo harán al límite y llegarán mal y tarde, lo que significa que en los próximos años los españoles vamos a acabar mareados de tanto montar en la montaña rusa.

Texto extractado de la “Guía de inversiones muy rentables”. Suscríbete a 12 números por sólo 49,90 euros al año. +INFO AQUÍ

Posted in Claves | Tagged , , , , | Leave a comment

La casta autonómica

Recientemente se ha publicado un libro magnífico, obra de Sandra Mir y Gabriel Cruz, titulado “La Casta Autonómica: la delirante España de los chiringuitos locales”. La obra no tiene desperdicio y es tan ligera que se lee en una sentada.

© Jaume D'Urgell by Flickr.com

© Jaume D'Urgell by Flickr.com

(Nacho García Mostazo > 10/4/2012) Con gran acierto, el libro comienza recordando cómo en 2004 la entonces ministra socialista de Cultura, Carmen Calvo, dijo una frase que a muchos se nos quedó clavada: “El dinero público no es de nadie”. Esas palabras ponen de manifiesto que hacen falta toneladas de pedagogía para hacer entender a la población que el dinero público es de todos y que necesitamos en España una nueva generación de administradores públicos preparados para afrontar el reto de gestionar la ruina en la que nos encontramos, aunque todavía no seamos conscientes de la miseria que nos rodea.

“La Casta Autonómica” recoge un buen puñado de tropelías autonómicas y municipales cometidas en España en los últimos años. Por ejemplo, los autores explican que en España hay 8.000 ayuntamientos y otros 3.000 miniayuntamientos, mientras que en Gran Bretaña se las arreglan de maravilla con 340 entes locales para administrar a 60 millones de habitantes. Otro ejemplo: el exalcalde de Getafe, Pedro Castro (PSOE), tenía 56 asesores y “un coche como el de Obama”, dice Sandra Mir. Y otro más: a mediados de 2009 el Gobierno de Baleares tenía 440 empleados públicos trabajando en la Consellería de Agricultura, cuando en la región sólo cotizaban como agricultores profesionales 430 personas.

La obra “La Casta Autonómica” recuerda también cómo, el 15 de enero de 2007, el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), dijo al diario El País que “en 2009 o 2010 superaremos a Alemania en renta per cápita”. En su descargo, es conveniente decir que un presidente está para tomar las decisiones y para marcar las grandes líneas de la política, no para leer la letra pequeña de la economía y saber por dónde le van a venir las tortas. Para eso tiene un equipo de asesores que entran y salen de La Moncloa a contarle al jefe del Ejecutivo lo que debe saber. Lo cual me lleva a hacerme dos preguntas. La primera, retórica: ¿dónde estaban los asesores del presidente? La segunda, práctica: ¿han devuelto lo que les pagamos?

Esa Alemania que Zapatero veía al alcance de la mano tiene la mitad de Administración que España y sin embargo es un país cuatro veces más rico que el nuestro. “Somos el país que más informes emite y que peores resultados tiene”, apunta Gabriel Cruz, coautor del libro “La Casta Autonómica”. En España hay 17 autonomías y 2 ciudades autónomas, en total son 19 mercados diferentes con sus reglas y normas propias, en lugar de un solo mercado para los cerca de 48 millones que vivimos aquí. Así nos va.

Sandra Mir y Gabriel Cruz han hecho un trabajo excelente para resumir los disparates cometidos en los últimos veinte años en España. Espero que vendan muchísimos ejemplares de su libro como premio a su esfuerzo. Sin embargo, también deseo que su obra no caiga en manos de algún gran inversor internacional, analista bursátil o comentarista de la CNBC. Me da pánico ver cómo España se acerca al borde del abismo que ya han traspasado Grecia, Irlanda y Portugal, y este libro es un argumentario perfecto para que los inversores inteligentes saquen su dinero de aquí y no lo traigan de vuelta hasta que hayamos resuelto todo este desaguisado.

Para más información, Editorial La Esfera de los Libros

Artículo extractado de la última edición de la “Guía de inversiones muy rentables” de Nacho García Mostazo. Suscríbete por sólo 49,90 euros y recibirás un ejemplar al mes durante un año cómodamente en tu correo electrónico. Más información, AQUÍ

Posted in Claves | Tagged , , , , , , | Leave a comment

¿A qué esperas para ahorrar?

Cuando en España hay más de cinco millones de parados, puede parecer un atrevimiento hablar del futuro de las pensiones de la generación del “baby boom”, cuando muchos ni siquiera tienen presente. Pero creo que del futuro también hay que hablar, porque tiene muy mala pinta y hay que empezar a tomar decisiones ya.

© 2012 Olmo Calvo by Flickr.com

© 2012 Olmo Calvo by Flickr.com

(Nacho García Mostazo > 09/03/2012) Cada día que pasa somos más pobres. Los hogares españoles, afectados por el alza de impuestos y el desempleo, van a perder este año 20.000 millones en su renta disponible. Son 1.538 euros por hogar, teniendo en cuenta que en España hay contabilizadas 13 millones de familias.

Aquí vivimos actualmente 47 millones de habitantes, de los cuales más de ocho millones son jubilados. Después de una vida dura de trabajo, en la última etapa de su existencia ahora se benefician de un Estado del Bienestar todavía generoso, con pensiones públicas y prestaciones sanitarias universales.

Los ancianos europeos actuales forman parte de la generación que vivió la guerra, la posguerra, el hambre, la reconstrucción, la emigración y el trabajo de sol a sol para dejar a sus descendientes en herencia una Europa libre, democrática, opulenta y mucho más próspera que la que ellos heredaron de sus padres.

Nuestros mayores, la mayoría de ellos, disfrutaron muy poco de la vida porque estaban construyendo para nosotros un mundo de oportunidades. Por eso nadie se opone ahora a la solidaridad entre generaciones: devolvemos a nuestros padres, por intermediación del Estado, parte de lo mucho que nos dieron.

Quienes hemos investigado esta cuestión sabemos que el Estado del Bienestar está al borde de la quiebra. La Seguridad Social cerró 2011 en números rojos. Los datos confirman que el sistema, tal como está concebido, habrá que recortarlo porque es insostenible a medio y largo plazo.

Pero, ¿quién sería capaz de recortar sus derechos a aquellos que han empeñado su vida por darnos un futuro mejor? Ninguno de nosotros, gente de bien, seríamos tan miserables como para pedir rebajar las pensiones o quitar la subvención a las medicinas que permiten a nuestros padres envejecer más despacio.

Nadie pide recortar prestaciones también por egoísmo, porque la mayoría cree que los derechos adquiridos quedan grabados en el ADN, de forma que cuando lleguemos a viejos disfrutaremos, como mínimo, del mismo nivel de bienestar que están disfrutando ahora nuestros mayores.

Sería un error imperdonable cargar contra nuestros jubilados, pero es una estupidez creer que nosotros disfrutaremos del mismo grado de bienestar que ellos disfrutan hoy. De hecho, la última reforma de las pensiones determina que nos jubilaremos más tarde y tendremos pensiones más bajas.

Como sociedad, creo que vamos a tener que trabajar muy duro para que el Estado del Bienestar, aunque devaluado, aguante en pie. Individualmente, creo también que estamos obligados a tomar las medidas oportunas para crear a nuestro alrededor una red de seguridad que nos garantice una buena vejez.

Es posible que en la calle la gente lo ignore, o lo intuya pero prefiera mirar para otro lado. Además, con la crisis que tenemos es normal que la gente ahora esté intentando garantizar el presente y ni siquiera pueda pensar en plantearse el futuro más allá de los próximos dos meses.

Lo que es cierto, porque lo vivo en mis carnes permanentemente, es que cada vez que hablo de este tema mis conocidos me llaman agorero y me tachan de catastrofista, pero estoy seguro de que, según se vaya acercando la hora de nuestra jubilación, los hechos me irán dando la razón.

Me temo también que, según nos hagamos viejos y el Estado del Bienestar vaya menguando, nuestros gobernantes intentarán confiscar parte de nuestros bienes. Nos acusarán de inmorales y de perversos individualistas para estigmatizarnos y obligarnos a socializar parte de nuestros ahorros.

Para evitarlo, te sugiero que actúes en tres planos:

1.- Contribuye al bienestar colectivo. Quizá pienses que tus contemporáneos no se lo merecen porque tocan la guitarra, como la cigarra del cuento, mientras tú ahorras como una hormiguita para pagar sus futuras pensiones, pero recuerda que es vital que nunca te puedan acusar de escurrir el bulto. No obstante, tampoco seas el pagano de la fiesta. Si puedes evitar legalmente pagar unos cuantos impuestos, hazlo. Invita a tu asesor fiscal a un cafelito y pídele unas cuantas ideas.

2.- Evita despertar envidias. Sé discreto y no cuentes a los cuatro vientos que has puesto en marcha un plan para blindar tu vejez. La envidia es mala consejera y peor enemiga. Además, hasta tus conocidos te llamarán agorero y te tacharán de catastrofista. Calla y avanza.

3.- Globaliza tus inversiones legalmente para evitar que un Estado confiscatorio te lo quite todo. No inviertas tu dinero en un solo país, sea cual sea; pon los huevos en varias cestas y en distintos países y, por supuesto, que al menos una parte de tu patrimonio quede fuera del sistema bancario y del dinero de curso legal. Guárdalo en dinero real, es decir, en oro y plata. Y no lo tengas muy lejos. Sin paranoias, pero uno nunca sabe cuándo tendrá que salir por piernas.

Texto extractado de la “Guía de inversiones muy rentables”. Suscríbete por sólo 49,90 euros durante todo un año y recibirás en tu correo electrónico 12 números, uno al mes.

Si quieres saber más sobre el futuro de las pensiones, descárgate gratis mi “Guía práctica para los hijos del baby boom español”.

Posted in Claves | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Nuestro mundo se desmorona

El Estado del bienestar ha quebrado. Es un juguete roto que jamás volverá a funcionar. Hemos de inventar uno nuevo o reconstruir lo que se pueda mantener en pie con las piezas que todavía sirven. ¡Despierta! Nuestro mundo se desmorona.

© 2012 Auspices by Flickr.com

© 2012 Auspices by Flickr.com

(Nacho García Mostazo > 1/3/2012) Dato Ilankovan Kolandavelu es el nuevo embajador de Malasia en España. Un amigo que ha tenido ocasión de verse con él recientemente me cuenta que el diplomático se echa las manos a la cabeza cuando ve cómo estamos.

Asegura que España, y Europa en su conjunto, somos su ejemplo a seguir. Los malayos de mayores quieren ser como los europeos, pero ahora nos miran con estupor. Trabajan y se esfuerzan todos los días para que su país sea cada vez más rico y suspiran por alcanzar nuestro nivel de bienestar, sin embargo ahora ven estupefactos caer nuestro sistema idílico mientras los ciudadanos contemplamos la debacle sin poder impedirla y están completamente descorazonados.

Los malayos creían que los europeos habíamos alcanzado el Paraíso y ya lo estábamos disfrutando a la espera de que llegaran ellos y resulta que no es cierto: rodamos pendiente abajo rumbo al infierno de la pobreza y quién sabe si también de la destrucción.

Tiene toda la razón Dato Ilankovan Kolandavelu. Sobre el papel, nuestro sistema de bienestar es la envidia del mundo. Los inmigrantes venían aquí en pateras jugándose la vida en busca de un futuro mejor. Y sin embargo, la codicia, la mentira y la estupidez han dado al traste con un invento que todavía funciona por la fuerza de la inercia, pero que está a punto de colapsar definitivamente.

Muchos a nuestro alrededor todavía no lo entienden. El mundo está cambiando, pero como nos ha pillado dentro y no para de moverse no somos capaces de darnos cuenta de que las reglas del juego son otras y hay que adaptarse cuanto antes.

Cuando oigo hablar a algunos amigos y conocidos de los derechos adquiridos que estamos perdiendo a causa de la crisis me suena al discurso rancio de los sindicalistas, inspirados aún en la Revolución Industrial, anacrónicos como su verborrea sobre la clase obrera. Me da una pereza espantosa incluso contestar, porque sé que no nos vamos a entender. No es menosprecio, es que no hablamos en el mismo idioma.

Como un muñeco roto y desmembrado, pronto tendremos que recoger los trozos del suelo y reconstruir lo que podamos de este sistema que en su día fue idílico y que ahora es insostenible. Lo que se sujete en pie o lo que consigamos reconstruir podrá parecerse a lo que tenemos hoy, pero no será igual. En absoluto.

Dato Ilankovan Kolandavelu es un extranjero que viene de otra cultura muy lejana, pero es listo y lo ha descubierto ya. Nuestro sistema se desmorona. ¿Cuánto vas a tardar tú en darte cuenta?

Este artículo está extractado de la “Guía de inversiones muy rentables” de marzo de 2011. Si quieres suscribirte por un año y recibir 12 ejemplares en tu correo (uno al mes) con interesantes sugerencias para invertir bien tus ahorros y proteger tu patrimonio, pulsa aquí.

Posted in Uncategorized | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Piensa en griego

España no es Grecia, la situación económica no es la misma, nuestro tamaño es mucho mayor, es más difícil que la Unión Europea nos deje caer, pero eso da igual cuando las imágenes de España que dan la vuelta al mundo muestran a los manifestantes mordiendo a los policías y a los agentes repartiendo porrazos por aspersión.

© 2012 Melderomer by Flickr.com

© 2012 Melderomer by Flickr.com

(Nacho García Mostazo > 26/2/2012) Acaba de publicarse el Indice de Malestar Económico (IME), un sondeo elaborado por el Instituto DYM que analiza los mismos parámetros en 56 países. Este índice se extrae de la diferencia entre el porcentaje de los que creen que la situación será más estable y los que consideran que habrá más conflictividad social como consecuencia de la crisis.

Según este estudio, España se sitúa en la mitad de la tabla, con un IME del 45%, bastante menor al índice que registran Irlanda (70%) y Francia (68%), al mismo nivel que el registrado en Italia (49%), Alemania (44%) y Estados Unidos (44%), y bastante lejos del índice que registran Polonia (24%) o Perú (11).

No da la sensación de que haya un ambiente de crispación en la sociedad española. De hecho, si preguntas en tu entorno es evidente que no hay una conflictividad larvada. Más bien lo que todo el mundo hace ahora es tentarse las ropas, esperando a ver cómo le afectan personalmente, para bien o para mal, las decisiones del Gobierno.

El presidente Rajoy está tomando medidas que sabe que no gustan en absoluto ni a la izquierda ni a los sindicatos. Pero esa mayoría silenciosa que respaldó al PP el 20-N ha dado a Mariano Rajoy el mandato de hacer lo que tenga que hacer para sacar a España de la crisis, y eso es lo que está haciendo el jefe del Gobierno.

Atribuyen al expresidente Zapatero un comentario en el que vino a decir que esta crisis se llevará por delante a dos presidentes, y él ya está supervisando nubes. Por los acontecimientos de los últimos días en Valencia y los subsiguientes ataques a sedes del PP en varias ciudades, la izquierda parece dispuesta a recuperar en la calle lo que perdió en las urnas.

El Partido Popular trabaja desde antes de llegar al Gobierno sobre un escenario de agitación social creciente durante 2012. Al cumplirse dos meses de su llegada al poder, el Ejecutivo empieza a ver cómo en las calles crece la agitación. Sabe que cualquier falacia puede ser la chispa que encenderá la llama de las protestas.

Me da la sensación de que la izquierda está dispuesta a todo con tal de volver al poder cuanto antes y le importa un bledo que la credibilidad de España se vaya al garete cuando ellos incendien la calle, porque las imágenes que darán la vuelta al mundo serán las de los disturbios. El primer ejemplo lo tenemos con Valencia.

España no es Grecia, pero cuando un estadounidense de Wisconsin ve las imágenes de los manifestantes mordiendo a los policías en Valencia y de los agentes sacudiendo porrazos por aspersión, sí cree que en España estamos como en Grecia, y eso es malo, muy malo para la imagen de nuestro país y de nuestras empresas por ahí fuera.

Quizá todos deberíamos reflexionar un poco antes de hacer cosas de las que luego tengamos que arrepentirnos. No soy quien para dar consejos políticos a nadie, pero como ciudadano mondo y lirondo pediría a los líderes políticos de todos los partidos que piensen en la que se puede liar como metan la pata.

Es posible que esté pidiendo peras al olmo, pero creo que la situación actual requiere de una alianza patriótica, unos nuevos Pactos de La Moncloa. Necesitamos que nuestros políticos actúen con humildad, sensatez, altura de miras y sentido de Estado. El bien común está por encima de su bienestar personal. ¿Darán la talla? Humildemente, creo que no.

Perdona si me pongo sombrío y pesimista, pero yo ya estoy planificando lo que haré si el escenario en España da un giro a la griega. ¿Y tú? ¿Te lo has planteado? Piensa en griego.

Posted in Análisis | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

No se mueve ni un papel

Pregunta a tus amigos que aún conservan su empleo cuánto han vendido en los últimos meses. Si conoces a algún empresario, que te cuente su impresión. Yo lo he hecho. Aunque todo el mundo disimula y cuando le preguntas qué tal va te responde que bien, o muy bien, en voz baja todo el mundo confiesa que en España no se mueve ni un papel.

© 2012 Sauceb by Flickr.com

© 2012 Sauceb by Flickr.com

(Nacho García Mostazo > 17/2/2012) El expresidente Rodríguez Zapatero anunció a finales de julio del año pasado la convocatoria anticipada de elecciones, celebradas finalmente el 20 de noviembre de 2011. El Gobierno de Mariano Rajoy asumió el poder hace un par de meses, pero realmente todavía sigue asumiéndolo. Los burócratas de segundo y tercer nivel están tomando posesión aún, aprendiendo dónde tienen que aparcar el coche y en qué rincón está la máquina de café donde esconderse un rato a rajar del jefe.

Desde mayo de 2010, cuando España estuvo al borde de ser intervenida, han pasado casi dos años, y seguimos más o menos donde estábamos, o peor. Todo el año 2010 fue una pérdida de tiempo. No se tomaron medidas ni se buscaron soluciones. El Gobierno socialista sabía que estaba de saliente y, salvo en las cosas que pudieran beneficiarle directamente en términos electorales, apenas hizo nada a partir de esa fecha. Cuando Zapatero convocó elecciones, a mediados de 2011, España llevaba más de un año paralizada.

La convocatoria electoral nos pareció a todos un alivio y pensamos que algo empezaría a moverse y que los mercados se relajarían ante el cambio de perspectiva, pero no fue así. Pasamos unos cuantos meses de nuevo al borde del abismo, el PP ganó las elecciones el 20-N y seguimos donde estábamos, zarandeados como un pelele al ritmo de las sucesivas crisis griegas, italianas, portuguesas, belgas y, por supuesto, las dudas sobre la capacidad de nuestro país para salir del agujero, que eran muchas y siguen siéndolo…

Al cumplirse dos meses de la llegada al poder del nuevo Gobierno y tres meses de las elecciones, en España sigue sin moverse un papel. Entre que el nuevo equipo del Gobierno está aprendiendo a moverse y que las elecciones autonómicas en Andalucía se celebran a finales de marzo y nadie quiere cometer un error para no abortar el espectacular resultado que esperan los populares por primera vez en dicha región, el país sigue congelado, víctima del dardo paralizante de la política.

Pregunta por ahí. Si tienes un empresario a mano, pídele que hable a pecho descubierto. Que te diga si ha vendido mucho o poco en los dos últimos años. Pregunta a tus amigos que aún conservan su empleo si en su empresa hay mucha tarea. Por supuesto, el país no está paralizado, algo se mueve, pero es sobre todo por inercia. El motor está apagado. Y de la Administración mejor ni hablamos. Ahí sigue, roncando al sol de este invierno primaveral que nos permite quedarnos en la cama remoloneando un poquito más.

Posted in Análisis | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

España está en sus manos, presidente

El presidente del Gobierno sabe que ahora mismo tiene crédito para hacer lo que dé la gana, siempre y cuando saque a España de la crisis. Mariano Rajoy tiene un plan con plazos muy concretos, pero no todo depende de él…

Fuente: lamoncloa.gov.es

Fuente: lamoncloa.gov.es

(Nacho García Mostazo > 2/2/2012) Según las previsiones del Fondo Monetario Internacional, que se hicieron públicas a finales de enero, hasta 2016 España no volverá a crecer al 2% anual, el mínimo necesario para que nuestra economía cree empleo a buen ritmo. Sin embargo, las elecciones se celebrarán como muy tarde en otoño de 2015 y para entonces el Gobierno, si quiere revalidar, necesita que la economía dé señales de recuperación.

Descontando 2012, que va a ser calamitoso, el Ejecutivo sólo tendrá dos años para darle la vuelta a la situación. Para conseguirlo, tiene que sanear la economía, y no es nada fácil. Hay que recortar el gasto y a la vez impulsar la inversión; subir los impuestos a los ciudadanos, pero bajárselos a las empresas; flexibilizar el mercado laboral, pero impedir que se destruya mucho más empleo; y reformar el sistema financiero intentando que nadie se haga daño…

El Gobierno tiene crédito suficiente como para tomar las decisiones que crea oportunas. Los ciudadanos callan y otorgan, al menos por el momento, porque con sus votos le han dicho: ‘Hagan lo que tengan que hacer, pero sáquennos de esta’. Rajoy ha empezado a hacer cosas que no casan con sus principios. No le apetece nada tener que hacerlas, pero no tiene otro remedio si aspira a que España salve la permanencia en Primera División.

Por eso Rajoy y su equipo están ahora tomando todas las medidas que restan votos, sobre todo la subida de impuestos y tasas que ya se ha aprobado, el alza de impuestos indirectos que está por venir y la subida del IVA que niega, pero que también acabará por aplicar si finalmente se lo exige la Unión Europea. El objetivo pasa por volver a poner a España en la senda del crecimiento en 2014 o, como muy tarde, en 2015, el año electoral.

Si esquiva todas las dificultades, consigue cuadrar las cuentas y España se endereza, el PP llegará a las elecciones de 2015 en una situación inmejorable para volver a ganar. Es más, si la economía empieza a crecer en 2014, el Gobierno bajará el IRPF para que, al hacer la declaración de la Renta en 2015, los votantes vean que Rajoy y su equipo cumplen su promesa y vayan a las urnas en otoño satisfechos, al ver que los sacrificios han merecido la pena.

Pero el Gobierno, para su desgracia, no depende de sí mismo. Hay muchísimos factores externos que pueden hacer fracasar sus planes: más rebeliones en el norte de África, el estallido de un conflicto con Irán, un agravamiento de la crisis del euro (Portugal se está yendo a pique estos días y va a tener que pedir un nuevo rescate), las elecciones francesas (esta primavera), estadounidenses (noviembre) o alemanas (2013)…

Buena suerte, presidente. La va a necesitar.

Texto extractado de la “Guía de inversiones muy rentables” de febrero. Suscríbete por un año por sólo 49,90 euros.

Posted in Análisis | Tagged , , , , , , , , , , , , | Leave a comment